miércoles, 17 de mayo de 2017

Parés Baltà Indigena Rosado 2016.




De la familia Indigena que la bodega catalana Parés Baltà defiende en el mercado, con un vino tinto monovarietal de la casta garnacha y un blanco elaborado con uvas de garnacha blanca; traigo hoy al blog la tercera de las referencias, el vino rosado en su edición de vendimia 2016, que como su hermano tinto surge de la cosecha de fruta procedente de manejos de agricultura ecológica, siempre con las uvas de la varietal garnacha como protagonistas. Surgidas del ciclo vegetativo de las cepas ubicadas en Finca Las Torres, parcela situada a una altitud de seiscientos quince metros sobre el nivel del mar y propiedad del dominio, cuando los frutos llegan a bodega son sometidos a una corta maceración y a un suave prensado, iniciando después la fermentación alcohólica que discurre en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura y que dura dos semanas.
En copa parada asoma una cromática rosa pálido y brillante, con reflejos coralinos y piel de cebolla, nariz que en la proximidad aromática anuncia recuerdos de frutos rojos en sazón, segunda instancia dominada por pétalos florales rojos y amarillos, guiño cítrico de fondo, con un perfume balsámico que redondea su esencia olfativa. Boca sabrosa, registros de frescura en el paso, con un despliegue firme y prolongado de la acidez, vivaz y con un tono de untuosidad que le aporta base y personalidad. Nudo cítrico que se suelta y que llena el capítulo gustativo, con la franqueza varietal de la garnacha bien delineada, persistente, con algunos gestos salinos que acompañan el final de la cata, evidenciando además en la fase retronasal descriptores de fresas, cerezas y grosellas, luz de piel de naranja, rosas rojas y camomila, finos tonos anisados y epílogo en donde la sapidez y las huellas de la influyente fruta madre conceden al vino una estupenda longitud,
Lo califico en esta añada 2016 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario