viernes, 30 de marzo de 2012

M.Chapoutier Domaine Tournon Mathilda 2009.


La shiraz australiana, syrah en esta otra parte del mundo; tiene en la Maison Chapoutier a una firme defensora que reivindica las bondades de esta varietal, buscando en los vinos de Domaine Tournon la fina y distinguida identidad de una uva dotada de todas las condiciones para crear vinos de indudable elegancia y tánica finura.
Los frutos crecen en la Victoria australiana sobre suelos arcillosos y de pizarra, empezando el proceso de vinificado con depósitos de acero inoxidable y cemento. Maceración durante dos ó tres semanas para asegurar una buena extracción. Envejecido que dura doce meses y que se acomete en tanques de acero y cemento.
El resultado da un vino de color apicotado rojizo con reflejos rubídeos, mostrando una nariz muy aromática, en la que predomina las moras y arándanos, dejando un paso a matices especiados, con pimienta y nuez moscada. Me ha encantado esa boca llena de sutileza y elegancia, como uno de esos bailes que suelo comentar, donde el vino enamora al paladar, con suavidad, como una novia enamorada. Es envolvente desde esa finura prodigiosa, redonda y fina tanicidad, con una punta de acidez viva y una frescura bien trazada. Es persistente, y en su retronasal adivino, junto a la fruta negra madura, un atisbo floral y otro marcado por una suave brisa de ebanistería.

"Waltzing Matilda, Waltzing Matilda
You'll come a-Waltzing Matilda, with me
And his ghost may be heard as you pass by the billabong,
"You'll come a-Waltzing Matilda, with me?"

Muy recomendable, una gran propuesta de shiraz.
Por cierto, ha sido uno de los primeros vinos que he logrado adivinar en cata ciega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario