lunes, 2 de mayo de 2016

Weingut Erben Von Beulwitz Kaseler Nies'chen "Im Taubenberg" Riesling GG Trocken 2012



Mi agradecimiento sincero a los responsables de esta bodega del Mosel alemán por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de esta muestra de sus referencias, al objeto de mi cata y análisis personal. Fruta de la varietal Riesling vendimiada en una pequeña parcela propiedad del dominio, que se halla situada en una zona privilegiada del Valle del Ruwer, con una edad media acreditada en el viñedo de más de cien años. Laderas empinadas con sesenta grados de pendiente y suelos de composición pizarrosa azul y gris, origen devónico. La exposición cardinal es sur, suroeste, ocupando la parcela de esta bodega una extensión de poco más de dos hectáreas y media. Kaseler Nies'chen debe su apelación a una leyenda del pasado que nos presenta a Agnes, una jovencita de esta zona geográfica alemana incapaz de encontrar marido, por lo que su padre, propietario de viñas y bodega, decidió otorgar su patrimonio vitivinícola en dote. Al parecer el final de la historia es feliz y mediante el esfuerzo y trabajo de los jóvenes enamorados, las cepas y la tierra de esta zona del Ruwer lograron la fuerza y el reconocimiento que ya desde años atrás presumen. A partir de ahí, estamos delante de un vino marcadamente varietal, que pincela en copa parada en color amarillo pajizo brillante con reflejos dorados, nariz que llega enviando recuerdos cítricos, con un segundo testigo aromático que abre la puerta a nostalgias de piña y mango, guiño meloso no muy profundo y alguna escena de perfil floral, que se conjuga con sensaciones balsámicas y de pedernal húmedo. La boca abre con una marca golosa, hay un buen despliegue de acidez, racha de frescura y algunos puntos untuosos y de franca envolvencia. Buena estructura, con la persistencia que derrocha pronunciación y que deja paso a una retronasal en donde abundan los recuerdos de fruta cítrica y tropical, con matices florales, madreselva, hinojo y un epílogo que transmite apuntes de salinidad y roca húmeda. Un vino con propia personalidad. Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable. Tiene el sello de garantía de vino de parcela, vino de zona muy determinada, su fondo mineral es un hecho tan objetivo, como enriquecedor. Riesling con galones. 

domingo, 1 de mayo de 2016

Bodegas Gómez Cruzado Cerro Las Cuevas Selección Terroir 2012





Agradezco al equipo profesional y humano de Bodegas Gómez Cruzado, su desinteresada entrega en mano de una muestra de esta nueva referencia, recientemente salida al mercado, un nuevo vino tinto de su colección Selección Terroir, que llega después del Pancrudo, aquel vino tinto monovarietal de la casta garnacha, que ya caté y comenté en este mismo blog en una entrada que data del veintiocho de Setiembre de 2015.
Cerro Las Cuevas en la edición de cosecha 2012 plantea una base varietal mayoritaria de la casta tempranillo, con un cinco por ciento de uvas de graciano, fruta toda ella vendimiada en pequeñas parcelas situadas en las inmediaciones de Sierra Cantabria, en la zona alavesa de la denominación de origen Rioja y en concreto en el término municipal de Leza. Laderas con orientación cardinal sur y mesetas apacibles, con cercanos robles y vegetación espontánea, estando las cepas que acreditan una edad media de ochenta años, asentadas en suelos pobres de composición caliza.
Tras la vendimia manual, se procede con un método tradicional de vinificado, fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura. Bazuqueos regulares y posterior maloláctica en barricas de madera de roble francés, con dieciocho meses de maduración en idéntico continente y un año adicional de afinado en botella, antes de su salida al mercado.
He podido catar este vino hasta tres veces consecutivas en un periodo de un mes y mis impresiones personales lo colocan en un pleno punto de satisfacción.
En copa parada apunta un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura, mantiene en su proximidad aromática recuerdos de fruta roja en sazón, algunas tenues notas especiadas dulces, con un fondo en el que se unen tonos balsámicos, regaliz, y un final en donde percibo una sensación evocadora de ligeros matices silvestres y minerales, pedernal.
La boca es sabrosa y suave, la tempranillo expresada con longitud, buena línea de acidez, taninos maduros y pulidos, con muy buena estructura y magnífica estructura. Es un vino jugoso, que afirma la fruta madre con un punto de franca expresividad. No diría que hay lo que yo suelo definir como ducha de fruta y sin embargo el sugerente guiño de la tempranillo aporta nervio y anima a un según trago y a una copa más.
Persistencia marcada por la franqueza varietal, con la retronasal que habla de cerezas y ciruelas rojas, brisa salina suave y un punto especiado ligero, ese centro balsámico de regaliz, aquí un débil gesto láctico y en el final el retorno que ya llegaba expresado en la vía olfativa y que recuerda a naturaleza y mineralidad.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.


Weingut Ernst Triebaumer Ruster Ausbruch 2013




Una muestra más de las enviadas por esta bodega austriaca localizada en el Burgenland, próxima a la frontera con Hungría. Como siempre hago y haré, aprovecho para agradecer la colaboración desinteresada de todos aquellos que confían en mí proyecto divulgador de la cultura del vino, ya que sin ellos y sin mis fieles lectores, este blog no sería lo que es. La Riesling sometida a la botrytis, en una añada 2013 que seduce por un excelente equilibrio entre dulzor y acidez, con las señales dignas de untuosidad en boca y un canto a la persistencia, ligero y al mismo tiempo expresando una buena concentración de la fruta madre. En copa parada esgrime un cromatismo amarillo dorado de buena intensidad, abriendo en nariz recuerdos de albaricoque y melón, piel de naranja confitada, notas florales de menor intensidad, con melosidad y extensión de recuerdos de fruta escarchada. Un guiño balsámico más aparente que marcado que prolonga el perfume. La boca abre con golosas notas, la traza de acidez es emotiva, se extiende con profusión, logrando equilibrar el dulzor de la noble podredumbre. Glicéricas notas en el paso, con señas envolventes, tiene mucho alcance y es sutil en las formas. La retronasal escenifica similares testigos a los demostrados durante la fase olfativa, abriendo nostalgias de fruta blanca y cítricos confitados, algún giro meloso y ligeramente floral, abundando luego en algunas señas balsámicas e incluso minerales, estas no expresadas en nariz. Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable. El placer del equilibrio. 

sábado, 30 de abril de 2016

Singular Aroma Company Sombrero Roto Reserva 2010





Mi gratitud hacia los responsables de este proyecto gastronómico denominado Singular Aroma Company por el envío desinteresado de dos muestras de su Sombrero Roto, un vino tinto reserva de Rioja en edición de añada 2010, recién lanzado al mercado y elaborado bajo los designios profesionales de Bodegas Solana de Ramírez Ruiz, localizadas en el término municipal de Abalos.
Una producción limitada bautizada con un nombre muy relacionado con los procesos de elaboración, que representa una conjunción varietal en donde la casta tempranillo resulta mayoritaria, setenta por ciento, dejando el aporte restante para uvas de graciano. Maceración y fermentado alcohólico bajo control de temperatura que se prolonga durante veinte días, con una posterior maduración de veinticuatro meses en barricas de madera de roble francés y americano, afinando en naves subterráneas durante cuarenta meses más antes de salir al mercado.
En copa parada manifiesta un cromatismo apicotado con reflejos púrpura y grana, expresa en la cercanía aromática recuerdos de fruta roja en sazón, con algún tímido ahumado y un eje motor balsámico que abre, deslizando al final un guiño tostado que redonda su fragancia y que se une con nostalgias de ebanistería.
En boca abre con golosas notas procedentes de la fruta, buen lineal de acidez, avance jugoso en donde la varietal graciano se expresa con personalidad y mantiene un nervio firme y muy agradable.
A mi juicio, una de las fusiones varietales más venturosas de la denominación Rioja, sobre todo cuando la graciano supera, al menos el veinte por ciento de proporción y es de buena calidad y condición. Taninos maduros y pulidos, con una magnífica persistencia. La retronasal habla de ciruelas   rojas y cerezas, pizca cítrica muy breve que acompaña al resto de los testigos frutales y que aporta lozanía, nota especiada de pimienta, balsámicos y evocaciones de fina ebanistería, sin duda procedentes del roble usado durante la crianza.
Amable y con el paso fluido, lo califico en esta añada 2010 entre recomendable y muy recomendable.
Un peldaño más arriba de los vinos simplemente correctos, en gran parte por el tono influyente de la graciano.

Bodegas Señorío de Nevada Oro Selección 2010



Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega acogida a la denominación Vino de Calidad de Granada, por su desinteresado envío de varias muestras de sus referencias, al objeto de mi cata y análisis personal. Complejo de enoturismo en el Valle de Lecrín, con poco más de veinte hectáreas de superficie total, Hacienda Señorío de Nevada dispone de viñedos a una altitud media de seiscientos cincuenta metros sobre el nivel del mar, con suelos de componente pizarroso.
José Arco al frente de los trabajos enológicos y del campo, con el asesoramiento externo del equipo del francés Christophe Coupez.
Este vino tinto selección, un vendimia tardía en edición de añada 2010, procede de una conjunción  varietal de las castas cabernet sauvignon, merlot, syrah y petit verdot, acreditando una maduración de once meses en barricas de madera de roble francés y americano.
Me encuentro en copa parada con un cromatismo apicotado intenso y oscuro, con reflejos granatados, y también en nariz con la sensación primaria de que es un vino que hay que apreciar con paciencia.
En el comienzo se muestra tímido respecto a la expresión, con un punto que me ha recordado a almizcle, suave y que va desapareciendo a medida que la fruta con sus testigos aromáticos se abre paso. En ese instante aparecen señas de fragancia negra y roja madura, con tenues tostados, balsámicos y algo de matorral.
Su perfume es de media complejidad y finaliza armando una buena fragata aromática en la que es la fruta la que se impone.
Boca golosa, bien en cuanto a despliegue de acidez, aporta frescura y un buen equilibrio, con la madera bien integrada, media alta envolvencia y agradable sensación de persistencia. Taninos maduros y pulidos, con evocaciones retronasales de moras, cerezas y ciruelas negras, un breve recuerdo de serie animal, cuero, aunque a mi juicio siempre dentro de los cauces satisfactorios. Después llegan nostalgias tostadas, traza balsámica, regaliz y un final en el que se conjugan notas silvestres y de terrosidad, esta más bien ligera aunque perceptible.
Lo dicho, un vino para catar con tiempo y paciencia. Va de menos a más.
Lo califico en su añada 2010 como muy recomendable.

viernes, 29 de abril de 2016

Bodegas y Viñedos Pinuaga Nature Tempranillo 2014




Agradezco a los responsables de esta bodega corraleña toledana su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras de algunas de sus referencias, al objeto de mi cata y análisis personal.
Con el mando enológico de Angel Ocete y en disposición de cuarenta hectáreas de viñedo en propiedad, estas bodegas acogidas a la denominación Vino de la Tierra de Castilla, plantean con un cultivo de perfil ecológico la sostenibilidas y el equilibrio con el entorno como ejes motores de su filosofía de negocio.
Pinuaga Nature 2014 se elaboró de modo monovarietal con uvas de la casta tempranillo, fruta vendimiada en dos parcelas diferentes, La Lastra que defiende viñas con una edad media de veintidós años, asentadas en suelos de componente arcilloso y cantos en superficie, y El Águila, cuarenta y cinco años de antigüedad de las viñas y suelos de arcilla roja.
Vendimia manual realizada de noche, con mesa de selección cuando los racimos llegan a bodega y despalillado sin estrujado del fruto. Depósitos de acero inoxidable para el inicio de la maceración y el fermentado alcohólica bajo control de temperatura, procesos que se extienden durante un tiempo máximo de quince días. Vinificado independiente de cada parcela, con crianza en rama y en depósito, fase invernal, y posterior extensión de la maduración, ya en barricas de madera de roble francés y americano de doscientos veinticinco litros y de dos y tres vinos. Esta influencia de la madera se prolonga entre tres y cuatro meses.
En copa parada afirma un cromatismo apicotado de buena intensidad con algunos reflejos púrpura e insinuaciones grana, nariz limpia en su expresión, no muy compleja pero llena de fruta roja en sazón con algunos guiños tostados en segunda instancia, tiene una conducción balsámica que redondea su personalidad de fragancia. Uno de esos vinos de tempranillo que expresan por encima de parafernalias carentes de rigor y franqueza varietal, una singular identidad.
Boca amable en el arranque y en el paso, sustancia una buena traza de acidez, equilibrio y goloso ímpetu, hay fruta por doquier y La Molineta, orgulloso símbolo de la bodega, parece contribuir a que los aires de lozanía se abran llenando la boca y el paladar de jugosas sensaciones.
Taninos maduros y ligeramente fundentes, con un buen sello de persistencia.
La retronasal marca recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, punto tostado suave en segundo plano y un fondo balsámico, regaliz, que abre un final mineral que llega definiendo lo que yo definiría como terrosidad.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.

Bodega Benito Santos Pequeño Santos Albariño 2015




Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega gallega por su desinteresada colaboración con este espacio de divulgación de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras de sus principales referencias. Comienzo con este vino blanco monovarietal de la casta albariño, que en su edición de añada 2015 responde al concepto de fruta vendimiada en parcelas con suelos graníticos y composición areno arcillosa, cosecha manual y un proceso de vinificado en el que se incluye un desfangado por frío y una fermentación alcohólica que se desarrolla en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura.
En copa parada manifiesta un cromatismo amarillo pajizo brillante con reflejos verdosos, desplegando en la cercanía olfativa recuerdos de fruta cítrica y blanca, segunda instancia con notas herbales finas y un punto balsámico más contenido, equilibrio en la complejidad del perfume.
Tiene un arranque firme en boca, la fruta abre su intensidad y perfila un buen lineal de acidez, sensaciones frescas amables que cubren la boca y el paladar. Llega con soltura al final de su cata y mantiene en todo momento los cánones de vino amable y estructurado.
Hay un punto graso no muy largo pero bien definido.
La retronasal habla de manzana verde y pomelo, apunta señas de ortiga blanca y lavanda, con resinas y algún brote de matorral.
Buen alcance final, lo califico en esta añada 2015 como recomendable.